1 ago. 2013

Takeshi no Chousenjou (Famicom, 1986)

Ascomaníacos... Ha pasado tiempo. Mucho. Demasiado. Los motivos de mi ausencia son lo de menos, el caso es que Guifo vuelve a ¡Asco de Juego! con más artículos. ¿Hay algún cambio? Sí, aunque los iré añadiendo poco a poco. Por cierto, un aplauso a B¡spau por la nueva cabecera. Y ahora vayamos a lo que nos ha traído aquí: la mierda. Hoy nos vestimos de gala, porque hablamos de un Asco-de-Juego con un estatus casi de leyenda: el mítico Takeshi no Chousenjou. 







¡TROLL EN LAS MAZMORRAS!
Takeshi no Chousenjou. O lo que es lo mismo, el desafío de Takeshi. Un cartucho de Famicom (la NES japonesa) prácticamente desconocido en occidente, pero que en Japón es una auténtica leyenda por ser uno de los videojuegos más absurdos, difíciles, extraños y directamente hijos de p**a que se han hecho jamás. Pero antes de empezar a hablar del juego quiero dedicar unas líneas a comentar la figura de  su principal responsable, Takeshi Kitano.

Algunos recordarán a Takeshi Kitano (también llamado Beat Takeshi) por ser el responsable del concurso televisivo Takeshi-joo (El castillo de Takeshi), que aquí tomó el nombre de Humor Amarillo. Otros, más cinéfilos, le conoceréis por su papel en la película de culto Battle Royale, o incluso habréis visto alguna de las que ha dirigido, como Sonatine, Hana-Bi, o la surrealista trilogía de Takeshis'. Además de eso también es cómico, escritor, cantante, pintor y poeta. Pero hay algo que Takeshi Kitano es por encima de todo eso, y que es vital para entender Takeshi no Chousenjou, el único videojuego en el que ha participado de forma activa:

Takeshi Kitano es, sobretodo, un jodido troll. El mayor jodido troll que ha visto y verá jamás la industria del videojuego.


El desafío
Interpretamos a un oficinista nipón que, cansado de su monótona vida, decide romper con todo e irse a la búsqueda de un legendario tesoro escondido en una isla del Pacífico. Con esa descripción uno espera estar saltando por la jungla, pero en realidad pasarás más de la mitad del juego vagando por las calles de Tokio y haciendo mundanos recados que poca relación tienen con una emocionante aventura en busca de la gloria.  Por ejemplo, tus tres primeras tareas serán emborracharte en el bar, divorciarte de tu esposa (que, al hacerlo, se queda con una gran parte del dinero que tienes en el banco) y dejar tu empleo. Luego te pegarás con unos yakuza, gritarás a una máquina de pachinko y cantarás borracho varias veces en un karaoke. Ojo, que gritarás y cantarás de forma literal. ¿Cómo? utilizando el micrófono integrado en el segundo mando de la Famicom (una función que se perdió en nuestra NES). Tras tu actuación, un emocionado anciano te entregará el mapa del tesoro, convencido de que tus dotes como cantante te ayudarán a encontrarlo. A ese anciano debes pegarle una paliza ahí mismo. A él y a la camarera. Espera, ¿qué?

Antes de seguir, una aclaración: El Tokio de Takeshi no Chousenjou es relativamente abierto, y como tal ofrece muchas posibilidades al jugador: desde pegar a tu jefe (en realidad puedes pegar a todo el mundo, incluso a tu esposa) a aprender a tocar el shamisen. Igual me estoy aventurando un poco, pero se le podría considerar un pionero en ese sentido, cosa que tendría su guasa. Pero, y esto es importante, hay un camino muy concreto y retorcido que se debe seguir para completar la aventura, y a la hora de descubrir eso estás SOLO. Es decir, el juego no te dará ninguna pista, ninguna indicación, ningún marcador de objetivos, nada, jamás. Canta la canción equivocada, gasta tu dinero en lo que no debes, pega a quien no debes, pasa por alto alguna tarea... y GAME OVER EN TU CARA. Puede que ni siquiera sea de inmediato, puede que la ostia venga más tarde, cuando ya ni te acuerdas de ello. Por ejemplo, si te olvidas de dejar tu trabajo, tu avión rumbo al Pacífico explotará a medio vuelo, porque sí. GAME OVER EN TU CARA. Si te olvidas de pegarle una paliza al anciano que te entrega el mapa (y sería perfectamente normal, pues en ningún momento te ataca ni se muestra hostil), aparecerá cuando encuentres el tesoro para pegarte y robarlo. GAME OVER EN TU CARA. ¿Que dices? ¿Que no se te ha ocurrido pagarte unas clases de ala-delta antes de viajar al Pacífico? Lástima. GAME OVER EN TU CARA. Y cada vez que eso sucede... Takeshi disfruta. Takeshi goza de tu sufrimiento. Takeshi se alimenta de tus lágrimas. Pero espera, aún no hemos terminado.

¿Por dónde íbamos? Ah sí, el mapa. Miras el mapa. En blanco. Se presentan ante ti 6 opciones. Una de ellas es dejar el mapa bajo la luz del sol. Hazlo, y no pasará nada... al principio. Tras un rato esperando, el mapa revelará su contenido. Espera, ¿he dicho un rato? Quería decir una hora. Sí sí, enterita. Una hora mirando una pantalla en blanco y sin tocar ningún botón. Si se te ocurre tocar algo, lo que sea, arruinarás el mapa. Deberás volver a cantar tres veces para obtenerlo y, por supuesto, esperar quietecito a que pase el tiempo. Hay una alternativa, tanto o más bizarra, que lleva menos tiempo: mojarlo. Tras haberlo mojado, debes esperar entre cinco y diez minutos y, luego, gritarle al micrófono del mando. Pero tampoco te pases de tiempo, porque si lo haces... Exacto, a cantar otra vez. Insisto en que nada de eso le es indicado al jugador en modo alguno.

Si superas esa prueba a tu paciencia y consigues viajar al Pacífico sin haber pasado por alto ninguno de los pasos que la cruel y retorcida mente de Takeshi Kitano consideró imprescindibles, te espera una infernal fase de shooter horizontal. Montado en ala-delta, deberás surcar el cielo mientras disparas y esquivas pájaros y OVNIs. No sería una prueba especialmente compleja de no ser por un hecho: siendo un ala-delta, no puedes moverte hacia arriba, sólo hacia abajo, así que tienes un número limitado de movimientos antes de caer al mar y GAME OVER EN TU CARA. Oh, y cuidado, no te pases de largo la isla en la que debes aterrizar. Si lo haces, GAME OVER EN TU CARA.

En la isla del tesoro el juego se vuelve extrañamente ortodoxo, quedando tan solo unos pocos niveles de exploración y plataformas con, eso sí, alguna que otra puerta invisible. Finalmente llegarás al tesoro. Si le pegaste la paliza al anciano cuando tocaba, ésta será la conlusión del "desafío de Takeshi" y podrás ver el final. Pocos, muy pocos jugadores han aguantado hasta éste punto. Tras toda esta frustración, sudor y lágrimas, ¿valdrá la pena? Juzga por ti mismo:


"Excelente. Fin". Ya está, así de simple. Te invade la furia más ardiente. Todo ésto para una cara flotante y una sosa felicitación. Pero lo piensas fríamente. Te calmas. No puede ser tan sencillo. Nada es tan sencillo en el mundo de Takeshi. Tiene que haber algo más, y esperarás otra hora si es necesario. Por suerte, no hace falta tanto: apenas cinco minutos más tarde el mensaje cambia.


"¿Por qué te tomas tan en serio éste juego?"

Dejas el mando en el suelo. Te levantas y sales al balcón. Escuchas el tráfico, el murmullo de la gente, los árboles al ser mecidos por el viento. Pero, detrás de todo eso, un sonido capta tu atención. Lo oyes lejos, muy lejos, pero es un sonido poderoso e inconfundible. Es Takeshi Kitano, riendo a carcajada limpia.
Por supuesto, se ríe de ti.

EN TU CARA

El mito de Takeshi
Muchos juegos tienen como objetivo hacer reir al jugador. Pero tan solo unos pocos consiguen burlarse de él tan descaradamente como Takeshi no Chousenjou, y menos aún consiguen vender en Japón 80.000 copias (cifra nada desdeñable si tenemos en cuenta que hablamos de 1986). 80.000 copias para 80.000 usuarios que, por supuesto, no tenían ni idea de lo que el juego pedía de ellos y se vieron obligados a adquirir las, no una, sino dos guías oficiales que salieron al mercado. Tampoco eso fue suficiente: según fuentes de dentro de la empresa, la editora llegaba a recibir hasta 400 llamadas diarias con dudas o quejas sobre el juego. No en vano ya en la caja del juego se advierte que se pedirá del jugador métodos extremos para terminar su aventura.
Con los años el mito de Takeshi ha ido creciendo, y se han ido formando leyendas a su alrededor. Por ejemplo, se dice que Takeshi se reunía con el equipo de desarrollo en un bar y allí, borracho, les exponía todas sus absurdas ideas, que ellos anotaban religiosamente. Además, la legendaria dificultad del juego es tal que se han ido creando bulos por Internet, y es fácil encontrar información falsa: por ejemplo, hay muchos sitios que aseguran que hay un jefe final al que hay que golpear 20.000 veces, o que en una parte del juego tienes que mantener pulsado un mismo botón durante horas. Por lo que yo he podido ver, nada de eso es cierto.

¡¿Quién ha sido?!
Nada menos que Taito, los responsables de hitos como Space Invaders, Bubble Bobble Arkanoid. Dicen que, tras terminar el juego, el equipo entero dejó la empresa de la vergüenza, aunque al no saberse con exactitud quién aparte de Takeshi participó en el proyecto es imposible por ahora contrastar ese dato. Pese a éste pequeño desastre (que pasaría a convertirse en gran leyenda), Taito siguió siendo una de las grandes durante años, hasta que la decadencia de los salones arcade le pasó factura. Actualmente es propiedad de Square-Enix, y se dedica casi exclusivamente a publicar juegos de otros estudios y re-aprovechar licencias.

Y hasta aquí la broma
Takeshi no Chousenjou es, en esencia, una gran broma pesada del señor Kitano. Todo en él está perfectamente calculado y desarrollado con un doble objetivo: ponerte de los nervios y reírse a tu costa como pocos juegos lo han conseguido. No tengo muy claro si eso le hace merecedor de una ostia o de un aplauso... Pero en cualquier caso, es un más que digno Asco-de-Juego que, de paso, fue uno de los primeros experimentos con el género sandbox (corregidme si me equivoco, aunque es un dato especialmente divertido). Obviamente no llegó a salir de Japón, pero hay disponible un parche de traducción al inglés que muy amablemente os proporciono, por si queréis participar en ésta masoquista experiencia.

Y dicho ésto, hasta aquí el primer artículo en mucho tiempo. Tranquilos, para el siguiente no habrá que esperar tanto. Hasta entonces, hay una página de Facebook a la que os podéis unir si queréis estar a la última de lo que se cuece por aquí ¡Un saludo, fieles ascomaníacos!

16 comentarios:

  1. El retorno no podría haber sido mejor, en serio. Tremenda reseña, qué manera de reír párrafo tras párrafo xDDDD

    Maldito Kitano, qué manera de trollear. Lo mejor para mí, lo de pegarle una paliza al viejo porque sino te roba el tesoro al final, sublime. Por cierto, yo era de las que se creían que lo de los 20.000 golpes era verdad y por eso no me había embarcado nunca en tan masoquista aventura... Ahora me has tentado xDDD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado :-)
      En realidad, tras investigar el asunto de los 20.000 golpes, creo haber descubierto la fuente... Al parecer (y ojo, aun no lo he comprobado), se dice que, si en el menú principal pulsas el botón de puñetazo 30.720 veces, te ahorras todo el camino y el juego te teletransporta directamente a la última habitación del juego, justo antes de encontrar el tesoro, pero es totalmente opcional. Actualizaré el artículo si me animo a comprobarlo, que hará falta mucha moral XD

      Eliminar
  2. GAME OVER EN TU CARA !!! (se nota que lo vives, genial)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy por hacerme una camiseta con eso escrito XD

      Eliminar
  3. Jajajaja me ha encantado xDD Lo voy a probar de cabeza :D

    ResponderEliminar
  4. Empecé a seguir este blog hace unas semanas, y aunque no he sufrido tu parón tanto como otros, se agradece saber que esto seguirá moviéndose.
    Increíble vuelta, de verdad. Lo que me he reído... no está escrito XD sobre todo con la parte en la que uno se asoma al balcón y oye a Takeshi Kitano riéndose (de nosotros, por supuesto). Es simplemente sublime.

    ¡Sigue así, crack! se le echará una mirada cada vez que publiques algo nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los halagos, se agradecen mucho :-)
      Y sí, esto volverá a moverse, ¡así que no dudes en irte pasando!

      Eliminar
  5. tiposincriterio4/8/13 17:14

    Oye pues a mi me parece que es un juegazo. Una buena combinación de sandbox y resolución de puzzles en estilo parecido a la aventura gráfica. Me permito decir incluso que ya pueden empezar a envidiar juegos como skyrim u otros modernillos de estos de la libertad y autentico peso de tus acciones en la historia, aquí si que pagas el precio de tus actos y si encima no es una mariconada de estas que se pasa hasta tu prima la manca pues mejor.

    que ciegos estais .JUEGAZO. EN VUESTRAS CARAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué haríamos sin ti, tipo Tiposincriterio?

      Eliminar
  6. Hola!!

    Seguramente te importara un rabano, pero empece a leete un poco antes de tu desaparicion y me ha alegrado ver que habias aparecido de nuevo. soy malisima con los juegos, pero me encanta leer resenias (perdona no tengo enie) y no sabes lo que me he reido con esta...
    De verdad, que un juego se mofe asi de uno debe de ser frustrante XD
    Tantos anios depeus y creo que takeshi kitano debe de estar aun cachondeandose por este juego.
    Y lo dle balcon y sus risas ya...en serio, no sabes las risas que me he echado XD
    Esperare ansiosa tu proxima entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Al contrario, me alegra que te alegres!
      ¿Con lo troll que es? Es capaz de estar leyendo ésto y pensar "¡vaya matao!" XD
      ¡Hasta la próxima entrada pues!

      Eliminar
  7. ¡Hola! Bueno, en primer lugar te quiero felicitar, me encanta el blog y me encanta tu forma de escribir: he leído ya todos tus artículos de aquí y me ha costado parar de reírme en algunos análisis, son sencillamente demoledores. También quiero decirte que me siento muy identificado contigo y con este blog, pues también me encanta coleccionar y jugar a juegos aberrantes para luego reírme (no sé si de lo malos que son o por no llorar) y a más de uno de los que has destripado por aquí he jugado. He visto que has tenido un tiempo de parón y has vuelto justo ahora, así que me alegro de haberte descubierto la semana pasada para poder disfrutar de tu reenganche. Espero que sigas escribiendo y mantengas ese arte que tienes, porque nos das unas risas a más de uno...y también me das ganas de coger todos esos juegos de mierda que tengo y ponerme a tope con ellos XDDDDDDDDD Y poco más...a este juego no he jugado, pero estoy deseando probarlo nada más que para reírme XD Agradecerte también que amplíes nuestras fronteras en el mundo de los videojuegos, pues es una de mis pasiones y me encanta aprender todo lo que pueda sobre ellos...sobre TODOS ellos xD Y bueno, gracias a ti y a varios amigos que también tienen un blog, me he inspirado y me he decidido a intentarlo yo también a ver qué me sale...así que nada, bienvenido de nuevo al mundo blogger y...seguirás teniendo comentarios míos. Yo ya me he hecho asiduo de esto, es genial XDDDDDD Tengo varias...¿joyas? que son carne no, CARNAZA para este blog, ya verás...te reirás mucho cuando te las pase, si es que no las conocías ya XD ¡Un saludo y hasta la próxima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro muchísimo de que te guste, y por supuesto muchos ánimso para tu blog. A veces trae faena, pero cuando recibes comentarios como el tuyo se convierte en la faena más agradecida del mundo :-) Cuando quieras me mandas un mensaje con el enlace, y estaré encantado de poner un enlace aquí. ¡Un saludo!

      Eliminar
  8. tiposincriterio25/8/13 23:22

    ¡Felicidades!, ya sabes, esta vez no es por tu pésimo gusto en vídeo juegos (aun que podría felicitarte por ello) :*

    ResponderEliminar
  9. Anónimo3/3/15 4:00

    y lo peor de todo es que este juego fue sacado tambien para la consola virtual de wii, 3ds y wii u para japon, osea quien gastaria plata en un juego imposible?xd

    ResponderEliminar