19 ago. 2015

The Legend of Zelda Cartoon: PARTE I

Habéis oido hablar de ella. Puede que incluso os hayáis atrevido a ver el opening, o incluso algun video por curiosidad. Sin embargo, seguía rodeándola un cierto halo de misterio. Pues eso se va a acabar. Al fin ya está aquí. De forma semanal, en el proyecto más ambicioso y enorme que ha llevado a cabo ¡Asco de Juego!, vamos a analizar capítulo a capítulo la serie de dibujos americana de The Legend of Zelda, emitida en 1989 como parte del Super Mario Brothers Super Show. Mi intención era dedicar un único artículo a toda la serie, pero es que cada escena es nefasta, risible y aprovechable, y me estaba quedando un artículo tan largo que no me lo iba a leer ni yo. Así que cada miércoles voy a publicar el análisis de dos o tres capítulos, hasta haber analizado los 13 que forman la vil criatura.

La trama, que como en toda serie de su época se nos resume en una secuencia introductoria de pocos segundos, es la siguiente: Zelda y Link custodian la Trifuerza de la Sabiduría en Hyrule. Pero Ganon, el malvado hechicero poseedor de la Trifuerza del Poder, quiere apoderarse de ella para así dominar Hyrule con el poder de ambas combinadas. Así que en cada capítulo Ganon elabora uno o dos planes absurdos para apoderarse de las Trifuerzas y, como no se cansa de repetir, "¡DOMINAR TOOODO HYRULE!"; planes que caen, o bien por su propio peso, o por que Link y Zelda se interponen de formas todavía más absurdas, con la ocasional ayuda del hada Spryte.

La serie es infame por diversos motivos, siendo el más notorio que convierte a Link en un héroe vago, quejica, chulito, bocazas, salido, baboso y muy, muy irritante. Incluso tiene una coletilla, el polémico "¡Excuuuse me, princess!". Pero ese no es ni de lejos el único problema de la serie, como muy pronto vamos a ver. Eso sí, no sería justo decir que no tiene ni una sola cosa buena. Algo tiene. O, mejor dicho, hay algunos elementos que no sería justo criticar. Así que los voy a enumerar rapidito para quitárnoslo de encima y que nuestra ira tenga razón de ser

 - La serie nace en 1989, cuando los únicos Zelda existentes eran el original y el peculiar Zelda II: The Adventure of Link. Eso significa que muchos de los elementos característicos de la saga no aparecen aquí, como las tres trifuerzas (en el primer Zelda solo había dos, Poder y Sabiduría), o el aspecto de Ganon, que se muestra aquí como el hombre-cerdo de los Zelda más clásicos.
 - La banda sonora coge, de forma bastante efectiva, los temas clásicos de la saga y los "remasteriza" en una época en la que las únicas versiones concebibles eran con el chip de sonido de la NES.
 - Casi todos los enemigos del primer Zelda tienen aquí una versión animada, caracterizada de forma más o menos fiel con lo poco que los píxeles dejaban entender.
 - Siendo los 80 y los 90 una época en que la censura iba sin piedad contra los dibujos animados, era complicado que un héroe luchara contra sus enemigos con una espada, y más aún que los matara, sin que algun padre se escandalizara. El problema se soluciona de forma bastante efectiva y fiel a los juegos: En vez de masacrarlos a sablazos, Link utiliza su espada para disparar rayos contra sus enemigos, al igual que en el Zelda original y A Link to the Past, en los que la espada del héroe lanzaba rayos cuando todos los corazones estaban llenos. A su vez, los enemigos no mueren, sino que son teleportados a la "reserva" de Ganon para volver a la batalla. Y así explicaron el respawn.

En realidad ya está. Son esas cuatro cositas. Pero ya conocéis mi manía con la contextualización y la crítica justa. Empecemos pues. Por cierto, el título de cada episodio incluye un enlace de Youtube al mismo. Por si os apetece. ¿Todos listos? Pues empecemos.

Episodio 1 - The Ringer

Sabes que algo va mal cuando la primera palabra que dice alguien en una serie es "Yagh". Amanece en el reino de Hyrule y nuestro héroe, Link, despierta en su habitación en la más alta torre del castillo. El motivo de tal emplazamiento no es que haya usurpado el trono del reino, sino que la princesa Zelda le hace vivir allí custodiando de la Trifuerza de la Sabiduría. Y a Link, un aventurero acostumbrado a vivir en el camino y dormir bajo puentes, eso le parece un asco.
Pese a todo, procede a llevar a cabo su ritual matutino de maravillarse de su propio aspecto ante el espejo y aprovechar las vistas del balcón para mirarle el escote a Zelda. "¡Tiene buen aspecto, princesa! ¡Sobretodo desde éste ángulo!", le grita a la susodicha cual obrero salidorro desde su aventajada posición. Tres frases y ya me cae mal. Espero que alguien le apuñale. En la cara.
Espera, que igual tenemos suerte. Nuestro héroe no sospecha que en ese mismo instante unos moblins se han infiltrando sigilosamente por una trampilla secreta en el suelo para pegarle una paliza en plan skinhead. Pero... Espera, ¿por qué no van armados? Y se limitan a cogerle de formas incómodas. 


Ah, ahí va uno armado. Debería clavarle la lanza mientras los demás le sujetan. Pero en vez de eso le ordena a su otro compañero desarmado que vaya a por él mientras él se dedica a hacer ÉSTO.
GESTIÓN DE RECURSOS
Link recupera su espada y les fulmina a base de golpes de almohada, rayos rosas, e incluso le dejan algo de loot: Un arco mágico que procede a guardar en una diminuta bolsa que le ha robado a Doraemon. 
"Toc toc" "Quién es?" La Princesa Zelda con un sopapo en tu cara. Toma. Por mirarle las tetas. Pero Link es un ruin y un zafio y inmediatamente le echa en cara que ha estado defendiendo la Trifuerza de una horda de moblins furiosos mientras ella elegía su batín sexy. "Oh, Link, perdóname", le dice. Pero igualmente te vas a quedar a proteger la Trifuerza mientras se va a hacer memeces de princesita. Pagafantas, que eres un pagafantas.

Mientras tanto, en su Inframundo, Ganon está furioso por el fracaso de sus subordinados e idea un nuevo plan maléfico: con motivo de la competición de magos novatos que se celebra en el Castillo de Hyrule, el malvado hechicero se hará pasar por un aprendiz más y aprovechará el jaleo para robar la Trifuerza del Poder. "¡Pero tú no eres un novato! ¡Eres un profesional!", le dice la Trifuerza del Poder (sí, las Trifuerzas hablan). Bien visto. Pero el contraargumento de Ganon es fulminante. "¡Eso ellos no lo sabrán!". Risa malvada. Brillante.

Por cierto, ese es el nada sospechoso disfraz que Ganon ha elegido para su misión de infiltración. "Hola, soy un mago novato y no me llamo Ganon PARA NADA. He venido hasta aquí acarreado en palanquín por cuatro almas malditas que he llevado a la no-vida mediante oscuros ritos arcanos descritos en los pergaminos de piel humana del nigromante Araj'n'ktuch. En mi siguiente truco voy a sacar un canario de mi sombrero."
Pues oye, cuela. En serio, ni siquiera quieren saber su nombre. Se limitan a decirle "Vale, ponte a la cola". ¿Y de ésta gente depende la seguridad del mundo? Sin palabras.
Que mientras la princesa se dedica a observar asombrada cómo un mago de edad muy avanzada para ser novato hace crecer un tomate hasta explotar ("¡Oh! ¡It's getting bigger!", grita una princesa ajena a lo que un editor de video podría hacer con un poco de porno), Ganon transforma su canario en un murciélago parlante y lo manda a espiar en la torre, para ver si alguien vigila la Trifuerza.
Y ahí está Link, por supuesto. Era de esperar que, en un momento como ese, en el que el castillo se llena de magos sin identificar, nuestro héroe se mantendría alerta, pendiente de cualquier movimiento. Solo que no.

Por Diós, que alguien le rebane el pescuezo.
Ahí está. Ventana abierta de par en par, y de espaldas a ella, charlando sobre cómo trincarse a Zelda con el hada Spryte, quien a su vez quiere trincarse a Link. Recordemos que es la misma habitación en la que minutos antes se han colado cuatro moblins sin que nadie se diera cuenta. Estoy casi seguro de que el bichito podría colarse sin ser visto y llevarse la Trifuerza sigilosamente delante de sus narices, y entonces le echarían por fin del castillo como el vago e irresponsable que es. Pero como no estoy al tanto de cuánto peso puede llevar un murciélago, mejor les doy el beneficio de la duda y dejo ese debate a los expertos.

El animalico vuelve a informar a Ganon, quien decide que para deshacerse de tan entregado héroe de la Trifuerza debe crear una distracción. Esa distracción es un furioso dragón escupefuego que, aunque da problemas a nuestro héroe, es despachado con rapidez gracias a Zelda, quien le... lanza un plato a Link para que... dispare en él... y así el rayo se refleje y golpée al dragón...?
Pues sí, eso parece.

Si eso os ha parecido plan flojete todavía no habéis visto nada. Lo que viene ahora es una serie de ideas terribles que no tienen sentido aplicando ni la lógica ni la magia pero que por alguna razón aquí no solo a nadie le parecen malas ideas, sino que además salen siempre a la perfección. Y estamos en el primer capítulo. Preparaos.

Aprovechando la distracción, Ganon se apodera de la Trifuerza de la Sabiduría, quien para protestar le suelta una rima sosainas en plan "Eres malo pero los malos pierden siempre", salta por la ventana a su discreto palanquín llevado por esqueletos y huyen. Por la entrada principal. A pie.


"¡Oh no! ¡Ganon se escapa!" "¡Ahora nunca le atraparemos!"
A ver. Por un momento ignoremos el hecho de que los habitantes y soldados de Hyrule son todos imbéciles y cobardes y por eso nadie se ha molestado a placar a alguno de los esqueletos para que Ganon se pegue la ostia de su vida. Los tenéis a escasos metros de distancia. Van cargando con un hombre-cerdo alto y gordo que tiene que pesar un quintal. Claro que les atraparéis. A pie, a caballo, DA IGUAL. PERO DEJAD DE HABLAR. Link podría incluso sacar la espada (o el arco) y disparar a uno, SOLO A UNO de los esqueletos y AHÍ SE TERMINA EL PROBLEMA. Pero no. Zelda tiene otro plan brillante.

BEST PLAN EVER
Sí señor. CATAPULTA. Con el hechizo del mago de los tomates crea una catapulta con la que se diaparan a ellos mismos a... Bueno, p'allá. Por supuesto, a nadie le parece la idea terrible que es, y encima salen ilesos porque unos árboles frenan su caída. Pero esperad, hay más.
Nuestros héroes han caído a unos metros de Ganon y su séquito, que se acerca peligrosamente. Link saca su espada y dispara a uno de los esqueletos porteadores (Ah, ahora sí, ¿verdad), y al verse en apuros el malvado hechicero invoca a más de sus aliados. Link y Zelda están rodeados. Nuevo plan brillante:

Por si no se aprecia en su totalidad la estupidez del asunto debido al tamaño la imagen: con el cinturón se han atado ambos espalda contra espalda. Porque reducir la mobilidad parece el curso de acción más apto para una situación en la que te ves acorralado. No alcanzo a entender el propósito de semejante memez, pero el hecho es que les funciona, poses ridículas incluídas, y acaban con casi todos ellos.


Solo queda uno, que les lanza una granada. Y una vez más Link evita el peligro con el curso de acción más lógico. USA SU ESPADA DE BATE Y LA GOLPEA DE VUELTA.

Funciona. Claro que funciona. No les explotará en la cara, no...

Y así, con Ganon derrotado, la Trifuerza recuperada y nuestros héroes atados por un oportuno cinturón, Link exige un beso de recompensa, a lo que Zelda finalmente accede.

Oooh sí. Sexy time.

 ¡NO TAN DEPRISA TIA ELVISA!


Se trata de una serie para todos los públicos, ¿de verdad os habeis creído que íban a ceder tan pronto la tensión sexual? Ahí está el hada Spryte, podrida de celos, para interrumpir el momento tierno. "Maldita sea, Spryte! ¡Estaba así de cerca!". Te jodes.

Risas.

Pero nadie se rie.

Y acabamos de empezar.

-"Excuse me Princess": 2
-Nivel pagafantas: Zelda se la cuela a Link para que se pase la tarde encerrado en la torre, pero dura poco y además al final ella casi se deja. 2 sobre 5.

Episodio 2 - Cold Spells

Joder Link, es que te la cuela siempre.
El capítulo empieza potente, con Link pagafanteando a lo bestia. Zelda se arrima un poco a nuestro irritante heroe, que ya se la imagina en bolas, pero no era más que una vil treta para convencerle de fregar el castillo mientras ella se va a hacer sus reales cosas. Porque eres la princesa de un poderoso reino mágico pero necesitas emplear a tu guardaespaldas personal de chacha. En fin. Pero ya sabemos que Link es un ser despreciable, así que en vez de decirle "No me da la gana, limpia tú, pija" decide fingir un resfriado para dar pena. El más bravo y heróico de Hyrule, sin duda.
Mientras tanto, Zelda se ha metido en la habitación de Link para quejarse de lo guarro que está todo (que lo está), afirmando que el olor "ofende su real nariz". Que a ver, le doy la de razón, pero no vas a hacer muchos amigos hablando así. Te pasa por meter a un aventurero vagabundo sin moral en tu castillo.
Mola que haya una sola muda de ropa de aventurero y noventa pijamas.
Zelda abre la ventana para ventilar y ¡BAM! ¡SORPRESA! Un aguilucho malvado se cuela para robar la Trifuerza. Pero Zelda lo despacha rápido, arrojándolo contra la montaña de ropa sucia y... Espera, ¿qué?

Os juro que pensaba que lo intentaba asfixiar a sangre fría. Pero no, unicamente lo deja ahí un rato para que con el mal olor se maree y se vaya volando medio groggy. Pero de eso no voy a poner capturas porque es más divertido si os dejo con la duda de que Zelda sea una asesina despiadada.
Zelda se tumba en la cama exhausta tras el subidón del asesinato. En ese momento entra Link, héroe de los niños y modelo de conducta, quien al ver a la princesa en la cama y sin mediar palabra asume que tiene el deber de tirarse el también en ella a grito de "¡Hora de besuqueo!". Zelda lo esquiva, para desazón del Héroe del Tiempo, pero es un incidente digno de mencionar.

Intento de violación para todos los públicos.
Pese a casi ser violada, a Zelda le cuelan lo de la enfermedad fingida y deja descansar a Link, siendo Spryte quien se come encantada el marrón de la limpieza. Incluso le trae naranjas al impresentable protagonista, quien no tiene ni pizca de remordimientos. Escoria.

Aquí es donde Ganon entra en escena. Aprovechando que el castillo entero está de limpieza se cuela sin problema alguno y lanza contra Spryte un hechizo potenciador de hechizos porque yo qué sé. Spryte no se entera de nada (aunque está más histérica e irritante de lo normal) y se va a llevar a cabo sus labores de limpieza. Pero como con su tamaño coger una fregona se antoja complicado, utiliza un hechizo llamado "Plagiar a Disney" para dotar de vida a todos los cubos y fregonas del reino. El resultado es totalmente inesperado y os llenará de sorpresa y emoción.
¿Qué puede ir mal?

Ups.
Lo mejor es cuando de forma totalmente gratuita un trapo le pega una patada en la cara a Spryte.

Toma.

Ganon aprovecha la confusión para, de la forma más discreta posible (ver captura adjunta), colarse trepando en la torre de la Trifuerza y apoderarse del codiciado artefacto sin la menor oposición, puesto que Link y Zelda están ocupados peleando con cubos y trapos, algo que les da más problemas que cualquier enemigo hasta la fecha. "¿Qué ha pasado?" le preguntan a Spryte. "¡He usado mi magia para limpiar y todo se ha vuelto loco!" responde ella. "¡GANON!" gritan al unísono. Que no tiene nada que ver una cosa con la otra, pero oye, si tienen razón tienen razón.
Lo que no acaba de quedar claro es el efecto que produce tener las dos Trifuerzas, porque Ganon las coloca ahí de lado y... Nada. Ni magia, ni poder, ni nada. Eso sí, queda super cuco.

A tope de feng shui
En esas que Link y Zelda, al ver que su Trifuerza ha desaparecido, cabalgan en pos del Inframundo (Ah, ¿ahora sí que tenéis caballos?), dónde caen en una trampa que les lleva directamente ante Ganon y las Trifuerzas. Muy lógico por parte del hechicero. Sobre todo porque cuando les tiene atrapadísimos en una jaula de cristal irrompible ordena a un Gohma que los saque y se los coma. Por supuesto, hechizo de Spryte mediante, se liberan a tiempo, y la criatura es destruida con las llamas del propio Ganon, quien una vez más demuestra una incompetencia desconcertante y ha de ver a Link y Zelda recuperar la Truferza e irse a casa... Para seguir con la limpieza.
"¡Pero estamos resfriados!"
¡AHAHAHAHA!

Pero nadie se rie. Nadie.
Ni siquiera ese ramo sospechoso que han decidido enfocar en el último momento. Porque sí.
-"Excuse me Princess": 0 ¡Sorpresa! Habrá que recuperar en los siguientes.
-Nivel pagafantas: No solo Zelda se la cuela para que limpie el castillo, sino que además luego Link peca de baboso repugnante lanzándose a la cama con ella  a la primera ocasión. 5 sobre 5.

¿Sabéis lo mejor? Que los dos primeros capítulos son de los más trabajados. Nos vemos la semana que viene, mis Ascomaníacos, con más... e incluso peor.

UY QUE HOSTIA TIENES

5 comentarios:

  1. El personaje de Link parece un peter pan barriobajero, pervertido y holgazán jajaja

    Excelente review. Espero con ansias la segunda entrega.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Mis aplausos por tus reseñas y aquí me tienes impaciente por seguir leyendo el resto.

    PD: deberías de poner el salto de página para que en ZonaDelta también apareciese así ;)

    ResponderEliminar
  3. ¡Esto es más divertido que ver la serie! Te felicito, ¡muy buen trabajo! Espero la siguiente entrega...

    ResponderEliminar
  4. Trapos pegándole a hadas. Sensacional.

    ResponderEliminar
  5. Yo como quiero tener más cáncer que tú la veo en latino.

    ResponderEliminar